La primera impresión

Me dijeron una vez que solo es necesario un minuto o menos cuando conoces  una persona para tomar una opinión hacia ella, sea positiva o negativa. La verdad me pareció muy descabellado pero con el tiempo creo que es verdad, es sencillo solo se necesita de un apretón de manos y mirar a los ojos para saber o intuir a quien estas conociendo.

Por costumbre yo miro a los ojos al saludar, si no lo he hecho en ocasiones es por distracción, además el dar un buen apretón, sin exagerar en la fuerza, creo que es un sello de familia. Pero me he dado cuenta que la mayoría de personas no realiza ni una de las dos, lo que puede demostrar desinterés o problemas de timidez.

Hace unos años atrás en la compañía para cual trabajaba lleve un curso de PNL (programación Neurolingüística), al principio pensé que era un curso mas pero al ahondar en esos temas veo que muchas cosas que mencionan tienen sentido y deberían estar al alcance de muchas personas las cuales serían favorecidas con las teorías y técnicas que enseñan.

Un tema en particular que me llamó la atención fue lo que se conoce como la comunicación no verbal, donde se usa las posturas, estados y actitudes personales para informar tu posición hacia una persona o tema. La mirada, una sonrisa, los brazos cruzados y la mano en el mentón, son uno de los tantos ejemplos de cómo nos comunicamos sin decir una palabra.

Yo nunca imaginé que al estar serio la mayor parte del tiempo, el cual es mi estado habitual, daba la impresión de querer alejar a las personas cuando nunca fue esa mi intención. Después que varias personas me indicaron esta situación entendí que debía cambiar eso.

Al inicio pensaba que la primera impresión no tiene importancia ya que uno conoce realmente a una persona cuando conversa con ella o comparte algún tiempo en su compañía y así decidir si queremos conocerlo más. También es cierto que la primera impresión se puede cambiar pero se necesita de tiempo debido a que ya se tiene una opinión sobre esa nueva persona.