La visualización

Hace unos días, mientras leía un libro, en un capitulo mencionaron la técnica de la visualización, al principio entendí que la visualización era mentalmente verte realizando una actividad varias veces y así cuando lo realices no tengas problemas al ejecutarlo ya que te encontraras “programado” pero ahora me doy cuenta que es más que eso.

Uno días después, en una nota de una revista deportiva mencionaron como los deportistas de elite utilizaban la técnica de visualización para imaginarse a sí mismos realizando las actividades deportivas para lo cual habían estado entrenando, repasando una y otra vez cada movimiento que iban a realizar. Esto les permitía tener una concentración muy fuerte y así poder explotar toda su  capacidad física sin tener que preocuparse por la técnica. Me pareció interesante como la parte física y mental se pueden fusionar para que el ser humano, en este caso un deportista, pueda trabajar al 100%.

Esta técnica también la he visto en una clase de PNL (Programación Neurolingüística), en ella nos explicaron que al visualizar cómo ejecutamos una actividad en el momento que lo realizamos tenemos más posibilidades de ejecutarlo bien ya que el cuerpo y la mente se sienten cómodos durante la actividad.

En el aspecto físico, imagino que sería como cuando hice flexiones, la primera vez que lo practique me sentí extraño, al no estar acostumbrado me sentí incómodo con la posición, los músculos involucrados y el esfuerzo realizado. Además creo que no ejecute bien el ejercicio, pero con el tiempo y la práctica ya no me generaron ninguna complicación.

En mi opinión, creo que esta técnica da resultados, como experiencia propia hace un tiempo atrás, después de haber preparado toda la información necesaria para una exposición, me anime a realizar una visualización realizando un repaso mental paso a paso de cómo lo iba a exponer. Primero, repase los temas que iba a decir, calcule y memorice los tiempos que me tomaría cada parte, que entonación llevaría durante la presentación y hasta que respondería ante una posible pregunta, lo visualice varias veces, al final durante la presentación me sentí muy cómodo y lo maneje de acuerdo a lo que había visualizado, es más, alguna pregunta fue respondida según lo planeado.

En conclusión, creo que la visualización puede ser un buen acondicionamiento mental para poder ejecutar nuestras actividades pero hay que tener cuidado de no visualizar que fracasemos, ya que es probable que suceda. Al final el único responsable de nuestro éxito es uno mismo y aunque estemos preparados, si no lo estamos mentalmente, es probable que fallemos.